07/01/08

Asi decía el documento Vivir*- “Va andando el reloj de la vida con un potencial infinito de transformar ese tiempo en momentos irrepetibles, los cuales van a edificar la estructura de lo que hemos sido, de lo que somos y lo que llegaremos a ser. Adquiriendo la importancia necesaria como para ser recordado por uno mismo y los demás. Nuestro ojo interior y exterior como una cámara.
¿La Cámara? Pensé…
Hay muchas cámaras, pero la que tienes en tus manos la tuya y es única. Es solo ella, en tus manos, equipada para cumplir su propósito, retratar el instante, de lo que esta delante de tus ojos. Es un instante, el antes ya fue, el próximo momento aún no esta aqui.
La cámara quiere darte una buena imagen de la realidad. Y así se da el proceso, buscas aquello que te llama la atención, lo ubicas frente de tu ojo, mides la distancia entre eso y tu. Escoges la distancia adecuada, en cada ocasión es una diferente.
A algunas cosas te acercas, de otras te alejas. Procedes y llevas lo exterior de tu ojo al interior de tu cámara. Lo puede hacer muchas veces, tomar muchas fotos, sin embargo llegará un momento en que será necesario, terminar. Es normal es parte del proceso…
Se fiel a lo que ves. La imagen exterior tal vez no sea perfecta pero no importa.. Los lentes y filtros son utiles y te ofrecen otras posibilidades. Unos filtros dejan pasar unas cosas y otras no. Aveces impiden que entre lo que puede ser dañino. Los filtros te permiten ver las cosas de otros colores. A lo que debes prestar atención porque no debes olvidar el filtro que tienes puesto, determina como veras la imagen. Con los lentes puedes aumentar o disminuir el campo perceptivo. Con algunos lentes podras ver detalles pequeños, con otros una gran expansión. Cuando usas el lente adecuado a tu intención todo sale bien.
Todo esto implica tiempo, a la misma vez depende de la velocidad de los hechos, del interes, y la intensidad. Hay momentos que para una buena foto hay que esperar, y sin ansiedades, sin prisas ni apuros, para retratar lo que esperas. Hay momentos que sin esperarlo, le presionas el boton adecuado y es un regalo espontaneo e imprevisto. Estas son las mejores fotografías. El instante, el momento, el ahora… Una foto a la vez. una y despues otra y otra… hasta que no terminas con una no viene la otra. La cámara solo se ocupa de una cosa a la vez. Tal vez todo este proceso nos dice algo.

Aveces es necesario descansar el ojo, poner la tapa, apagar la cámara y refrescar el ojo.
_________________________________________________________________
*Vivir es un documento personal que recibi de mi amiga http://www.yeliyeli.blogspot.com/

6 comentarios:

dobled dijo...

si tubieramos un flash, habria cosas oscuras que no vemos, deslumbradas y esclarecidas.
el ojo captura más de su propia capacidad física.

Yeli dijo...

Mi amiga, el escrito Vivir nació de un momento de dolor al recordar un gran amor que voló prematuramente (para mi) al cielo hace 20 años.
Sin duda tu planteamiento sobre "nuestra cámara" es fabuloso porque tanto nuestro ojo interior como el exterior captan esos momentos que son únicos y que guardaremos en nuestro baúl de recuerdos y en ocasiones compartiremos con la Luna gitana que vive en nosotras.
Un abrazo
Yeli

Nunca Muere dijo...

Muy profundo, me dejaste con un nudo en la garganta... de verdad..
Un beso y un abrazo,amiga.

mi despertar dijo...

Y aveces en mejor no mirar pero si ver en una tarde de calor y simplemente .............seguir
besos

Alimontero dijo...

Que analogía mas profunda...
que bello captar así..de esa forma!!
un beso,

Ali

marea@ dijo...

Agradecerte lo primero tus palabras en mi blog, vuestro Tren...

Me gusta la imagen q has colocado mostrando tu esencia...

Un beso. Marea@(José)